Connect with us

Entrevistas

Claudio Narea: “La clave de Los Prisioneros y sus canciones tiene que ver con la amistad”

Publicado

el

Se trata de uno de los integrantes de la banda más importante del rock chileno. Hablar de Los Prisioneros es referirse a los representantes de una generación que se bajo el desazón y el miedo, y que, gracias al grupo, vio que eran muchos y muchas quienes compartían esa sensación de pesimismo frente a una sociedad que les cerraba una y otra vez las puertas. Ha pasado mucho tiempo, y hoy los versos de Los Prisioneros cobran sentido nuevamente. Ya vimos cómo durante el estallido social El baile de los que sobran fue el himno por excelencia que enarboló la juventud chilena como catalizador de un cúmulo de frustraciones. Claudio Narea fue uno de los integrantes de la mítica agrupación. Junto a Jorge González y Miguel Tapia conformaron la que es la banda musical chilena más importante de la historia.

En entrevista exclusiva, Claudio Narea nos habla sobre lo que será su presentación en la Feria del Libro de La Serena el próximo 14 de abril, donde presentará la nueva edición de su libro Los Prisioneros. Biografía de una amistad, que es un relato humano acerca de la particular relación de tres amigos que llegaron a ser la banda musical más importante de nuestro país. Esta cuarta edición del año 2021 incluye material inédito del autor, como textos, fotografías a color y dibujos.

¿Cuál es su opinión de la Feria del Libro de La Serena?

“Ya estuve hace unos años, no recuerdo qué año fue, ya que el libro que escribí no es nuevo, sólo que esta es una nueva edición con más capítulos y detalles como fotografías, tiene historietas que hacíamos con Jorge en los años ochenta. Es un libro mucho más completo que el que ya se había publicado. Cuando estuve en la Feria del Libro de La Serena, estuve tocando también. Tengo un buen recuerdo de la feria”.

¿En qué consistirá su presentación y qué es lo nuevo que trae esta edición de su libro?

“Esta es la tercera edición, la primera salió bajo la editorial Norma el 2009. A mí me daba vueltas la idea de publicar un libro ya terminando mi relación con Los Prisioneros el 2003. Cuando fui expulsado de la banda me hicieron una serie de entrevistas para hacer un libro de conversación. Esa información apareció en los medios en 2004 y 2005 pero no fue hasta el 2008 que comencé a escribir, a pesar de que no me creía capaz de escribir un libro. Este tiene cerca de 400 páginas, es bien extenso. Primero salió con el nombre Mi vida como prisionero, y fue descatalogado porque la editorial Norma cerró y a mí nunca me gustó ese título, no era lo que yo quería expresar, entonces, cuando se dio esta posibilidad de volver a publicarlo, esta vez de forma independiente, quise cambiarle el nombre. Por eso se dice que escribí varios libros, pero es sólo uno, sólo son distintas ediciones, pero la misma historia. Yo tengo una sola historia. Entonces el 2014 publiqué la segunda edición con un nuevo nombre Los Prisioneros. Biografía de una amistad, porque para mí la clave de Los Prisioneros y sus canciones tiene que ver con la amistad. Todos tenemos amigos, tenemos una idea respecto a lo que es la amistad y para mí ese era el punto clave. Para algunos pueden ser los éxitos, o la genialidad de Jorge, pero para mí que lo viví desde dentro, la amistad es la fuerza motora de la banda. Entonces me parecía que era importante escribirlo, y además era el único interesado en hacerlo. Cuando te das cuenta de la historia, está claro que los otro no estaban interesados en que se supiera esa historia. Pasa el tiempo y sucedieron muchas cosas. Yo estaba tocando con Miguel y vino la pandemia. Dejamos de tocar y ahora que se reactivó todo no vamos a tocar más con Miguel, entonces escribí un nuevo capítulo sobre la historia con Miguel y estaba en eso cuando apareció una conversación con Jorge que tomó muchos años en concretarse. Él la negó en televisión, pero lo cierto es que ya me había advertido que lo negaría, y eso va en el libro, en el fondo él tomó contacto conmigo, pero no lo reconocería. Es muy loco eso. No sé que rollo tiene con eso, pero para mí es clave ser transparente, sobre todo porque la banda es bien importante y toda esta relación ha sido seguida por la gente. En las conversaciones con Jorge él queda en un buen pie al reconocer muchas de sus acciones en nuestra historia, sus errores, y eso humaniza a la persona, que sea capaz de admitir que se equivocó. Hacíamos historietas en los ochenta, por eso me pareció importante poner parte de estos dibujos para que la gente entendiera cómo era nuestra relación de amistad”.

Claudio, mencionaba que es primera vez que se aboca a una labor literaria, con un libro grueso y extenso en contenido, en ese sentido ¿tiene algún referente literario en especial?, ¿cuáles son sus gustos?

“Leo de todo. Tengo muchos libros, pero hay autores que me gustan mucho como Ryszard Kapuściński, un escritor de historia, de viajes, un polaco que tiene mucha sabiduría que plasma en sus textos. Eso en cuanto historia, que me encanta, también me gusta leer sobre música. Hay escritores que hacen tremendos libros y ensayos, no sólo musicales, sino artísticos. El libro Yeah, Yeah, ¡Yeah!, escrito por Bob Stanley, es un tremendo libro de música. No soy muy lector de poesía, aunque hay cosas que me han gustado. Mi esposa escribe poesía y me muestra poetas como Alejandra Pizarnik, que me gusta mucho. Hay libros que me han impactado mucho como 12 años de esclavitud del que se hizo una película. Solomon Northup, que es histórico, también me ha impactado. Leo sobre el origen de la vida. Hay un libro que se llama Vida, justamente, que escribieron unos científicos chilenos y es muy bonito. Me gustó leer sobre el origen del Universo. Tengo novelas, pero mayoritariamente ensayos sobre arte y música”.

¿Qué le parece lo que se está produciendo musicalmente en Chile?

“Trato de mantenerme al día lo más que se pueda, pero no estoy para nada impresionado o entusiasmado sobre lo que está sucediendo musicalmente. Creo que mucho tiene que ver con poses. Hay artistas interesantes, pero los que más figuran me parecen bastante pobres, no tienen mucho sustento artístico, no digamos musical. Puede ser que uno se vea como que está envejeciendo, entonces no entiendes lo que pasa, y no, uno entiende perfectamente lo que está pasando. Ha perdido calidad la música. Si uno se fija en el música de los años 50 o 60 y años anteriores, 1920 y 1930, o en los 80’ y 90, hay cosas interesantes, que, si lo compraras con lo que pasa ahora, hay mucho abuso de clichés. Si escuchas a artistas más nuevos de la música urbana vas a darte cuenta que son todos bien parecidos. Tratan las mismas temáticas, las mismas melodías y arreglos. Es pobre, y la gente se nutre de eso, los jóvenes se nutren de eso y van perdiendo la capacidad de conocer otras cosas, porque acá en Chile hay una gran penetración de la música urbana, del Trap y Reggaeton. Hay canciones que encuentro interesantes, como Rosalía. Residente me parece tremendo. Calle 13 también, obviamente, pero el grueso no me parece interesante”.

Llevándolo a la contingencia, ¿Cuáles son sus expectativas con el gobierno de Gabriel Boric y la Convención Constitucional?

“Participé de las campañas, me parecía horroroso que pudiera salir Kast, y claro, tengo simpatías por Boric, lo conocí apenas, no tengo mayor contacto con el Gobierno, pero me parece un buen momento lo que está pasando en Chile, pero es un pésimo momento a nivel mundial. La posibilidad de que la torpeza de Putin y del presidente de Ucrania nos lleven a un exterminio está latente, y me parece terrible. Está la posibilidad de que con Boric y la Convención haya un gran avance, pero desde afuera puede venir una corriente que estropee todo lo posible, te digo, estamos ahí. Estoy mirando las noticias con cierto temor, y eso más allá de lo que pase en la Convención, estoy muy pendiente de lo que pasa afuera, y lo de la Convención me parece interesante. Hay cosas que me parecen bien y otras que me dejan perplejo. No todas las noticias son muy claras, y además que a través de las redes se tergiversa bastante. Por ejemplo, lo del aborto, que es una gran noticia para muchas mujeres que se han sentido sometidas por el patriarcado, me parece un gran avance tener la opción de que el aborto esté dentro de la Constitución, pero está todo tergiversado, porque hay gente que echa a correr la noticia de que puedes abortar hasta los nueve meses, lo que me parece absurdo y no es cierto. Hay un tema de libertades que está flaqueando, pero está llena de cosas positivas la Convención”.

¿Cómo cree que será recordado el legado de Los Prisioneros?

“Me cuesta pensar en mucho tiempo más, pero, por ejemplo, El baile de los que sobran aparece el año 86 y era  un himno. Era una canción que convocaba y que hacía no sólo que todos cantáramos, sino que también que nos reuniéramos con una idea de desear un país mejor. Es eso. Cuando uno espera que no haya más gente que se quede pateando piedras, y hoy día hay muchos que están así. Ver por ejemplo la delincuencia, la gente que vive en las calles en carpa, la gente que sufre porque la plata no le alcanza para nada porque las cosas suben. Hay mucha gente que la pasa mal y que está afuera de las bondades del sistema, y no verlo es ser ciego. Sí, hay otros países que están peor. Cuando dicen que la izquierda quiere llevarnos a la pobreza, sí, hay experimentos sociales que han fallado en otros países, lo reconozco, pero hay que hacer un ajuste hoy, porque, por ejemplo, el estallido social fue una muestra de que las cosas no han estado bien por más que nos hagan creer que sí. No han estado bien. Hay niveles de desigualdades horribles. A algunos les sobra el dinero y a otros les falta para comer, y no puede ser. Creo que el legado de Los Prisioneros, y que lo puedes ver hasta el día de hoy, al menos en una canción, y hay más, pero esa canción es un himno y seguramente lo seguirá siendo porque hay una cantidad de personas a las que las bondades de este sistema no les llega para nada”.       

Entrevistas

Gabriel Canihuante: “El relato oral perdura, a pesar de Facebook, Instagram, Twitter y WhatsApp”

Publicado

el

Por

El periodista destaca que con el libro Historias (ni tan) secretas de Ovalle lograron establecer la vigencia de las historias entregadas de generación en generación, a pesar  del avance tecnológico.

En plena pandemia un grupo de profesionales organizado por el periodista Gabriel Canihuante y la profesora Tatiana Cortés sacaron adelante el libro Historias (ni tan) secretas de Ovalle como parte del proyecto rescate de mitos, leyendas y otros relatos orales de Ovalle parte I. Canihuante destaca que durante el proceso interactuaron con   100 personas, recopilaron más 90 relatos de los cuales seleccionaron 24.

El trabajo, que en una primera etapa está en versión digital, será  presentado en la Feria del Libro de La Serena. El evento es financiado por el Fondo del Libro Convocatoria 2021 del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y es producido íntegramente por la Municipalidad de La Serena. El lema de este año es “Leer es sanar. Profesora Oriana Mondaca”, en homenaje a la recientemente fallecida docente y escritora.

TRABAJO EN EQUIPO

El grupo de trabajo está integrado por Lucía Bolados, Sebastián Toledo, Samuel Hernández, Hernán Larrondo, Rodrigo Araya, Ricardo Monardez y Rodrigo Palma. “El proyecto cuando se pensó, se ideo en pandemia y con reuniones a distancia. Proyectamos hacer un levantamiento de relatos de la ciudad de Ovalle tanto con niños como con adultos. Para ello nos reunimos con la gente que administra los colegios que dependen de la Municipalidad de Ovalle y se comprometieron a dialogar con los profesores, y, en paralelo, nos reunimos con adultos que conocían la ciudad. Fue así que casi todo el proyecto lo hicimos a distancia. Primero se hizo una recopilación de los relatos, luego efectuamos un trabajo de selección y posteriormente una labor literaria que la desarrollamos Tatiana Cortés, profesora  de Ovalle que ahora es Core, y yo”, explica.

Igualmente, se redactó un ensayo sobre la historia de Ovalle y efectuó una vinculación con los relatos orales. “El libro tiene como dos partes, una más bien teórica y otra donde se reúnen los relatos que nos contó la gente”, destaca.

¿Le sorprendió que a pesar de la pandemia hubiese una positiva recepción o la comunidad ovallina estaba ávida de aportar en una iniciativa para evitar el encierro?

“Es paradojal. Como equipo teníamos un cierto temor de que la gente se restara, pero rápidamente nos dimos cuenta que por lo largo de la pandemia la comunidad tenía ganas de contar sus historias. Tuvimos la suerte de que nos apoyaran los directores de escuelas y en cinco establecimientos trabajamos bastante bien donde los niños llegaban con su relato que le había contado la mamá, el papá y sus abuelo, y a la reunión, a pesar que fue vía remota, se conectaban y participaban todos. Nos sorprendió porque nos reunimos con cerca de 100 personas  y tuvimos una recopilación de más de 90 relatos, de los cuales terminamos seleccionando 24  y son los que están en el libro”.

¿Cómo llegaron a la selección final? ¿Eligieron los más nombrados o por una votación entre los participantes?

“La selección fue del  equipo que estaba elaborando el libro. El parámetro básico era que ojalá no estuviera escrito en otra parte y que surgiera fruto de lo que les contaron los padres y abuelos a los alumnos. Evidentemente, en los relatos que se terminaron seleccionando, también hay versiones que están escritas porque resultaban interesantes y tenían relación con la identidad de la ciudad “.

LA EXPERIENCIA DE LA RURALIDAD DE LA SERENA

¿Cuánto ayudó un trabajo similar que se efectuó con la búsqueda de relatos con los alumnos de escuelas rurales de La Serena?

“Ayudó porque nosotros ya nos conocíamos como equipo permitiendo un trabajo más sólido. Nos conocemos en nuestras debilidades y fortalezas, y, segundo, el cómo llegar a la gente, porque ya teníamos la experiencia y sabíamos que debíamos acceder con mediadores como los directores y profesores. Igualmente nos sirvió para producir el diálogo porque  a veces en las reuniones la gente se bloquea y ya teníamos una cierta técnica de acercamiento y persuasión para que terminara contando lo que deseaba”.

Con la irrupción de internet y, sobre todo  de la tecnología celular, ¿se pensaba que la práctica de los relatos orales estarían en retirada?

“Ese es un tema interesante. Sólo trabajamos la ciudad de Ovalle y estamos seguros que si vamos a la zona rural de la ciudad nos vamos a encontrar cien veces con más relatos, porque en esos territorios la oralidad aún está muy presente, por lo tanto, creemos que el relato oral perdura, a pesar de la tecnología, Facebook, Instagram o de tanto Twitter y WhatsApp. Percibimos que sigue habiendo prácticas cotidianas que tienen que ver con el relato y la oralidad. Es por ello que pensamos que, a pesar de la tecnología y lo digital, se mantienen”.

¿Cómo será la puesta en escena en la Feria del Libro de La Serena del trabajo realizado?

“Siempre pensamos que, a parte de los textos, el libro tuviese un diseño bonito y que fuese atractivo, por lo que había que tener fotografías de Ovalle que fueron sacadas por Rodrigo Araya y que tuviera ilustraciones confeccionadas por Rodrigo Palma, por lo que en la feria del libro pensamos mostrar y proyectar mucho el texto”.

¿Qué relato le llamó  la atención en lo personal  y como organizador del libro?

“Me llamó mucho la atención el relato más bien para adultos de la pensión de la calle Tangue, una arteria de Ovalle y que habla de una señora que llegó de Santiago con su familia, se alojó en la pensión y no podía dormir  porque el marido no tenía trabajo y se va a un pasillo a tratar de conciliar el sueño donde ve sombras, y, al cuarto día, habla con la dueña quien le cuenta que esa pensión había sido un prostíbulo y se había dado una pelea entre unos clientes por una mujer que atendía la casa. Y otra historia parecida es sobre la primera animita de Ovalle, que cuenta una historia de triángulo amoroso donde un señor arrancó desnudo por las calles de Ovalle luego de una noche de lujuria  y no se da cuenta y lo atropellan”.

El destacado periodista y escritor se presentará en el certamen literario el domingo 24 de abril a las 19:00 horas.

Continuar Leyendo

Entrevistas

Ángeles Lasso: “Estamos viviendo una transformación cuántica, enorme, con un cambio de conceptos y de paradigma”

Publicado

el

Por

La destacada Psicoastróloga, Ángeles Lasso, es una de las principales atracciones de la Feria del Libro de este año. Muchas y muchos son sus lectores y seguidores y este 13 de abril podrán disfrutar de su presentación en el certamen literario. El evento, financiado por el Fondo Nacional de Fomento Lector, es organizado y producido por la Municipalidad de La Serena y este año lleva como lema “Leer es sanar. Ptrofesora Oriana Omdaca”, y se llevará a cabo entre el 11 al 25 de abril en la Plaza Gabriel González Videla.

Ángeles Lasso  es Psicoastróloga. Nacida en Chile un año del Tigre bajo el signo de Virgo. Con una larga trayectoria en radio y televisión, la autora tiene además publicado más de una veintena de libros de astrología china, tanto en Chile y en Uruguay. Actualmente realiza charlas, talleres y seminarios y sus investigaciones, además de su presencia en las comunicaciones, la convierten en una figura muy popular y familiar para todo tipo de público ya que sus predicciones año a año se cumplen indefectiblemente, lo que queda consignado en sus conocidos libros.

En la presente entrevista, Ángeles Lasso no habla sobre lo que será su presentación en el encuentro de las letras

¿Qué opinión o referencia tiene de la Feria del Libro de la Serena?

“Sé que es una de las ferias del libro más antiguas de Chile y que con sus más de 30 años

de realización se ha convertido en una verdadera tradición cultural de la región. He tenido la posibilidad de coincidir con algunas de ellas como simple ciudadano y he comprobado que ha sido escenario de los más connotados hombres y mujeres de las letras de nuestro país. Un espacio ganado por la cultura es un espacio para el crecimiento de su gente”.

¿Qué nos puede adelantar de su presentación?

“Que hablaremos de mis libros y mi próximo trabajo literario ya en ciernes. Que siempre  estos son momentos para agradecer la respuesta de la gente hacia mi trabajo, y desde esta perspectiva me gustaría intercambiar ideas con los asistentes que se han conectado con mi escritura. Con mucha humildad también estaré llano a responder las inquietudes de quienes exploran conmigo los recodos mágicos que significa escribir”.

¿Cómo y desde cuándo surge su interés por la escritura y la literatura y cuáles fueron sus principales referentes?

“Yo creo que escribir es como un acto de fe. En lo personal de pronto sentí que guardaba en mi mente una gran cantidad de imágenes y relatos que bullían sin control. Hubo un momento en que el afán tan propio del arte, de reordenar la realidad a nuestra manera, adquirió protagonismo y quise que estas historias de la vida real, fueran el móvil para desarrollar ideas creativas que pudieran, a través de la literatura, alcanzar el vuelo de la universalidad. Es pretensioso decirlo, como es también pretensioso alcanzarlo, pero fue mi ambición artística la que me llevó a sentarme frente al computador para intentarlo. No leo lo suficiente como quisiera, y desde esta perspectiva eludo con denotada intención influenciarme por otros. Pero autores nacionales como  Lillo, Rojas y Castro cumplieron en mi la misión de respetar el arte de escribir”.

¿Cuáles son sus referentes en la novela policial?

“Espero que no suene a pedantería, pero no tengo”.

Acerca de lo mismo, ¿que opinión tiene de la novela negra que se produce en el país?

“Creo que es un género muy difícil de realizar y con eso me atrevería a decir que más que otros. Consecuente con esto, no me cabe la idea de hacer un análisis crítico de lo que se hace en nuestro país, alentar el desarrollo del mismo ya que me merece el máximo de respeto. En lo personal no me considero un exponente de este género, necesariamente”.

Alberto Fuguet señaló que su nombre es un género en sí mismo y que usted es nuestro Hitchcock, ¿qué le parece este comentario?

“Agradecí en la ocasión el comentario de Fuguet y su buena intención de elevarme a una altura pudorosa, viniendo de él y lo que significa para la literatura chilena, su presencia como autor, no puedo menos que regocijarme por sus dichos. Pero debo reconocer que, perteneciendo al ámbito artístico, el hecho no me convierte en artista necesariamente, lo aclaro. Soy muy «Lobo Estepario». Creo que no aspiro a ser como alguien, sino a desarrollarme al máximo en este campo, teniendo como techo sólo la altura de mi propia exigencia. Busco incansablemente mi identidad creativa, sabiendo que sólo a ratos se logra, y que por sobre todo puede llegar a ser efímera, hecho que me agrada y me obliga a no ceder. Diría sin animo de filosofar, pienso que «Yo no soy”, más bien «Estoy siendo”. Creo en la constante transformación”.  

El silencio de los malditos tuvo una excelente recepción de la critica, ¿cómo se toma este éxito tan inmediato?

“El primer sorprendido del éxito del El silencio de los malditos fui yo. Mantenerse por 7 meses como el libro más vendido, superó todas mis expectativas, y tener una crítica tan unánimemente buena, me asustó. Digo esto porque debí seguir escribiendo y escuché por todos lados que es muy difícil superarse a sí mismo cuando se tiene mucho éxito con un primer libro. Fue el karma que dominó mi trabajo mientras escribía El Jardín de los inocentes. Hoy puedo decir que ese temor se disipó y la recepción de mi último trabajo fue para muchos tanto o más exitoso que el primero. Me tranquilicé, no por eso, sino porque me di cuenta que  existía público que acepta buenamente mi visión de la vida, mas allá del éxito o el fracaso. Siempre compartí el concepto. Desconozco el camino del éxito, pero creo saber cuál es el del fracaso. Tratar de darles en el gusto a todos”.

Para terminar, ¿qué planes literarios tiene a futuro?

“Debo confesar que la literatura llegó a mí para quedarse. Sé que es una acción muy laboriosa y que demora tiempo en concretarse, de modo que confieso que no escribí para completar la trilogía de plantar además un árbol y tener un hijo, sino con la intención de contar con una plataforma artística que admita que mi mirada ceda alcanzar un vuelo universal. Eso lo he ido consiguiendo poco a poco, ya que mis libros serán publicados este año en España, México y Argentina y ya estoy escribiendo mi próximo libro, cuyo móvil está inspirado también en una historia real, que se ha transformado por ahora en el móvil de mi trabajo. Aún no tiene nombre, siempre aparece en medio de la escritura. Sólo puedo decir que su contenido real supera a la ficción. Sé que esto último es una frase hecha, pero acabo de sacarla de ese contexto porque en efecto es impactante”.

Continuar Leyendo

Destacadas

Cecilia Gajardo, poeta: “Hay algo de la infancia que no la puedo dejar de lado”

Publicado

el

Por

Se trata de una de las voces poéticas más relevantes de su generación. Con tres publicaciones, Cecilia Gajardo (Talca, 1985), llega a la Feria del Libro de La Serena para presentar su nuevo texto Talca, (Go Ediciones, 2022), que sucede a Piel verano (La Calabaza del diablo, 2017) y a Sara Moncada (Editorial Carlos Porter, 2019), textos que han sido muy bien acogidos por la crítica especializada. Cecilia es egresada como Licenciada en Escritura Creativa de la Universidad Diego Portales y su experiencia laboral ha estado relacionada a la cultura y las letras. La poeta se presentará el 19 de abril donde realizará una lectura de poesía y compartirá con los asistentes. La Feria del Libro de La Serena es financiada por el Fondo Nacional de Fomento Lector, y organizada y producida por la Municipalidad de La Serena y este año lleva como lema “Leer es sanar. Profesora Oriana Mondaca”, y se llevará a cabo entre el 11 al 25 de abril en la Plaza Gabriel González Videla.

En la presente entrevista, la escritora nos habla acerca de su obra, su presentación y planes futuros, entre otros temas

¿Qué opinión o referencia tiene de la Feria del Libro de La Serena?

“Las referencias que tengo son de otros colegas que han ido a la Feria del Libro de La Serena y me han dicho que funciona muy bien, que el lugar es precioso, y también sé que la feria tiene harto repertorio y ha durado por varios años. Tengo la mejor opinión”.

¿Qué nos puede adelantar de su presentación?

“Tengo tres libros de poesía impresos, pero me voy a enfocar en el último que saqué este año y que se llama Talca, por Go Ediciones, que es un libro que ha tenido buena llegada en el público en general, porque no sólo ha llegado a especializados, como los poetas que nos leemos entre nosotros, sino que también se ha leído bastante entre personas que no son acérrimas a leer poesía. Eso me tiene muy contenta”.

Ha publicado tres libros de poesía, ¿qué une o separa a cada uno en cuanto a su contenido? ¿Es quizás la memoria citadina uno de esos aspectos?

“Yo creo que hay algo de la infancia que no la puedo dejar de lado, no lo he pensado mucho, sino que siempre que he vuelto a releer mis libros me encuentro con un acercamiento a la infancia bien potente, y lo otro tiene que ver con la geografía, dónde me crie como autora, y hay ciertos costumbrismos y negligencias respecto a la Séptima Región, a Talca, esta zona de huasos y un poco del patriarcado también, y eso está en los tres libros; la superioridad del hombre, el conformismo de la mujer, pero jamás con una voz que tenga que ver con un panfleto, tiene que ver con la poesía misma, con la cosa que nace, con la imagen, con la fotografía más que con un discurso”.

¿Cuáles son sus referentes o lecturas fundamentales?

“Lecturas fundamentales no tengo. Me leo un libro y luego otro, pero tengo hartos referentes en el cine, porque, como te digo, soy más de la fotografía, me gusta que el poema sea fotográfico y después se alargue en extensión de acuerdo al lenguaje o gracias al lenguaje. Pero siempre me gustará lo clásico, como La divina comedia, Hamlet, siempre voy a estar cerca de Ezra Pound, Anne Sexton, de Gonzalo Millán, por sobre todas las cosas, por ahí creo que va lo mío, tengo que inspirarme en alguien y siempre cuando leo a Millán se me ocurren cosas para escribir. Igual me pasa con Bertoni, con Soledad Fariña. Por ahí va la mano”.

¿Se podría decir que su poesía parte de un referente existente, como es el caso de Sara Moncada?

Sara Moncada es un poema que está lleno de imágenes, y el trabajo que hice con ese libro fue bien extraño, porque lo empecé a planificar desde antes, sin escribir una sola palabra durante dos meses. Una noche me senté y lo escribí en tres días y no hubo ni siquiera edición, porque las imágenes las tenía totalmente almacenadas. Lo otro es que de por sí me gusta el arte visual, veo mucho los cuadros de Natalia Babarovic y me hacen escribir”.

¿Qué le parece la escena literaria en Chile considerando la gran presencia de editoriales independientes que han facilitado la promoción de la poesía? ¿Cómo lo ve usted?

“Para ser honesta, las editoriales independientes son súper necesarias porque te quieren publicar, te tratan bien, en algunas, y decir por ejemplo que Overol, que no conozco a los chiquillos, aunque sé perfectamente quiénes son, es una editorial que trata muy bien a los poetas y los libros les quedan preciosos, Ediciones Tácitas lo mismo, Mundana Ediciones también es una editorial que funciona muy bien respecto a la poesía, y hay algunas que se la juegan, como Pez Espiral. Hay hartas editoriales con las que me saco el sombrero y no necesitan de poetas que se ganen un fondo del libro, y eso es  muy bueno, como  dar la apuesta sobre todo en poetas jóvenes”.  

Respecto a la actualidad, es sabido que el presidente Gabriel Boric es un asiduo lector y por lo visto se fortalecerá el sector cultural en Chile, ¿cómo proyecta el escenario para el libro en los próximos años? ¿Tiene alguna expectativa en particular?

“Sé perfectamente que nuestro presidente Boric es un gran lector. Expectativas tengo sobre todo monetarias, porque pucha que nos tratan mal monetariamente. Me gustaría que el enfoque de los premios y fondos fueran de mayor cifras, pagaran más, que se hicieran cursos obligatorios en los colegios que tengan que ver con la literatura, no con el lenguaje, con la literatura en sí, y la verdad es que tengo expectativas chiquititas, pero son un gran paso. No creo que vaya a pasar que sea el boom de la poesía chilena y que estemos todos con departamento propio, pero sí creo que van a haber grandes cambios que nos van a gustar”.

Para terminar, ¿qué planes literarios tiene a futuro?

“Yo no paro. Tengo una novela, mi primera novela, que es bien rara, media híbrida, no me sale mucho la prosa, pero tengo esta novela que va a salir por Lecturas ediciones y también tengo un libro terminado de poesía”.

Continuar Leyendo

Tendencias